Vive la vida atrevidamente.

Durante años, mucha gente ha estado quejándose de que yo no obedezco las reglas normales o los estándares, lo cual es cierto.  Las personas como yo, desgraciadamente casi siempre tenemos que cumplir con ciertas tradiciones y culturas.  Como todos sabemos, este mundo está lleno de etiquetas y por lo tanto, las culturas, las tradiciones y todo este tipo de cosas están incluidas en el paquete de etiquetas que definen quienes somos, o más bien, qué somos.  Estamos atrapados por estas definiciones y por tanto tenemos que seguir las reglas, nos guste o no.

No estoy diciendo que las etiquetas no sean buenas o que el definir nuestros roles en las comunidades o sociedades no sea bueno.  Sería realmente caótico si no tuviéramos etiquetas.  Por ejemplo, en algunas oficinas que he visitado, tienen lo que llamamos el sistema de archivos y cada apartado tiene una etiqueta.  Imagínense si no hubiera etiquetas, eso sería un desorden.  No podrías encontrar los documentos que necesitas.  Te volverías loco.

Necesitamos las etiquetas para ser organizados, pero no requerimos tantas hasta llegar al punto en que nos limiten la creatividad.  Sin creatividad, nos convertiríamos en robots.  Por eso tenemos que seguir el camino medio, tener etiquetas sin dejarnos atrapar por ellas.  No te apegues a las etiquetas, porque eso motiva el que tengamos un ego mayor, lo que significa mayores problemas.  Tenemos suficientes problemas en nuestra vida con que lidiar, no necesitamos hacer que las cosas se tornen peores.

Tenemos que ser atrevidos.  Somos nosotros quienes controlamos a las etiquetas y no al revés.  Cuando digo “atrevidos”, no me refiero a que puedas ir a matar a tu enemigo, o que te puedas emborrachar y hacer todo tipo de locuras, que solamente lastimarían a otros y a ti mismo.  Al decir “atrevido”, yo diría que tenemos que ser lo suficientemente atrevidos para por lo menos podernos mirar a nosotros mismos con claridad y sin fabricaciones.  La mayoría del tiempo, cuando las cosas van mal, rápidamente pensamos en las razones que nos disculpan y casi de inmediato, culpamos a otros por nuestros problemas.  Si volteamos alrededor y si vemos el mundo en el que nos encontramos, el 90% de las personas son así, y yo diría que no tienen agallas.  No tienen agallas para tomar responsabilidad por sus actos, para corregirse a si mismos, mejorar y entonces avanzar de manera positiva en el camino.

La mayoría de las veces, cuando nosotros los humanos nos sentamos juntos a platicar, si escuchamos con cuidado y con atención aguda, de inmediato descubriremos que todos los contenidos son con respecto a lo buenos que somos y lo malos que son los otros.  Es muy raro que nos encontremos alabando a otros, particularmente a aquellas personas a quienes odiamos.  Yo pienso que nuestro ego es tan grande que ocupa todo el espacio destinado a que seamos atrevidamente diferentes, atrevidamente positivos, atrevidamente amables y atrevidamente comprensivos.

Siempre les digo a mis amigos y alumnos que es tan fácil quejarse y criticar porque esto hace muy feliz a nuestros ego.  Nuestro ego se siente incluso más contento cuando logramos que más gente se una a nuestras quejas y críticas, supongo que así es como se forman los distintos partidos políticos en los diferentes países.  Sin embargo, no somos lo suficientemente atrevidos como para parar de quejarnos y de criticar, particularmente cuando se trata de algo,  alguien, o alguna circunstancia que no nos gusta, que odiamos o que nos hace sentir incómodos.  Quisiéramos que toda le gente que conocemos se uniera a nosotros en esta jornada cobarde de rendirnos ante nuestro propio ego.  Los tontos se unirán pero los sabios no lo harán.  Veo mucho de esto sucediendo en nuestra sociedad y comunidad.  Mucha gente actúa de manera emocional para que su ego se sienta temporalmente bien y después, sufrirán durante mucho tiempo después.  De hecho, las emociones son el asesino de cualquier actividad en nuestra vida, las emociones nublan nuestro entendimiento y nos hacen perder claridad.

Un héroe o una heroína quien se atreve a vivir una vida feliz, es aquel o aquella quien conquista su ego, y logra controlar el Mara dentro de uno mismo.  Mara se manifiesta como celos, orgullo y todo este tipo de distintas emociones que nos queman y nos hacen brincar y hacer o decir cosas que lastiman a otros.  Así es que siempre deberías de revisarte a ti mismo, si es que estás haciendo esto muy a menudo, si es que disfrutas de los chismes y de las sensaciones que queman, si es así, entonces trata atrevidamente de detener esto.

Se requiere de mucho valor para decirnos a nosotros mismos que estamos equivocados y que necesitamos cambiar y mejorar, necesitamos dejar de sentirnos enojados, celosos, orgullosos e inseguros.  Tenemos que desarrollar este espejo interno para que seamos capaces de afilar nuestras herramientas y de vivir atrevidamente una vida que sea fructífera, benéfica y con sentido, verdaderamente una gran vida.  Está bien cometer errores, pero no está bien ignorar los errores y seguir cometiendo los mismos errores una y otra vez, sin el sentido de desear ser una mejor persona, desear mejorar.  Si eres un practicante espiritual, los errores y obstáculos están ahí para hacerte una persona más atrevida y para hacerte que avances más rápido, solo si confiesas y cambias para mejor.

El ego limita nuestro avance, y para lograr expandir nuestros límites y ser exitosos, realmente tenemos que vivir la vida de forma atrevida.  Atrévete a amar a tu enemigo, porque amar a tu familia y a los amigos que te quieren, es demasiado fácil.  Atrévete a  ser amable con la gente que no es amable contigo o incluso que es grosera, porque ser amable con la gente que es amable contigo es muy fácil.  Atrévete a admitir tus caídas y mejorar, porque perdonarte a ti mismo y culpar a otros, es algo muy fácil.  Atrévete a tomar responsabilidad y no nada mas a estar chismeando, porque hacer acciones positivas, es realmente la práctica de un héroe.  Así es que atrévete a ser un buen ser humano, atrévete a ser un amigo virtuoso y atrévete a hacer un cambio positivo en tu vida.

Este es mi pequeño consejo para el año nuevo del Dragón. 

 

(C) DPPL-Spanish México 2012

joomla template